A fines de los años cincuenta se registró uno de los más duros golpes en la historia de la Medicina. Miles de bebés nacieron con malformaciones severas en todo el mundo porque a sus madres tomaron talidomida, un fármaco que se comercializaba como un calmante contra las náuseas propias de la gestación.

Sigue leyendo