El alcalde de Catacaos, Juan Cieza Sánchez anuncia una huelga de hambre en Lima por el retraso en las obras de reconstrucción para este distrito que fue uno de los más afectados por el Niño Costero.

Junto al alcalde distrital, las autoridades delegadas de Narihualá, Pedregal Grande y Monte Castillo, representantes del Frente de Defensa y Construcción Civil rechazaron que hasta ahora no haya obras en la zona inundada por el río Piura el pasado 27 de marzo.

“Nos sentimos defraudados por el Estado. El presidente PPK y sus ministros, llegan, cumplen el tour que le han preparado sus funcionarios y luego parten sin concretar ninguna obra en beneficio de los 80 mil ciudadanos”, indicó Cieza.

Agregó que el sentir de Catacaos es que “se hagan ya las obras de agua y alcantarillado, las pistas y se cumpla con reparar las defensas ribereñas que fueron rotas por el río”.

Entre las medidas anunciadas figuran paros pacíficos y huelga de hambre en Lima. “Por Dios, empiecen por algún lado, pero empiecen, si no haremos paros y huelga de hambre”, exclamó Cieza.

Todas las autoridades y dirigentes se declararon en reunión permanente para acordar las medidas de protesta que cuentan con el respaldo de los vecinos quienes están cansados de vivir en medio de la inmundicia, deficiente servicio de agua, carretera en mal estado y colegios y puestos de salud colapsados.

RESPALDO

Enrique Chero Villegas, alcalde delegado de Pedregal Grande, señaló que se ofrecieron cientos de módulos pero son apenas 51 los instalados y los servicios de agua y alcantarillado están destrozados como en el colegio Genaro Martínez Silva.

A su turno, el alcalde delegado de Monte Castillo, Luis Cárcamo, pidió al Presidente de la República y ministros que vengan y caminen por los pueblos olvidados de Catacaos. “Nuestras pistas están en pésimo estado, no tenemos asfalto por ningún lado”, agregó.

Asimismo, Ángel Chero, como alcalde de Narihualá, recordó que en dos días termina el estado de emergencia y los vecinos de Narihualá y Pedregal Chico temen que se llevan los 6 pilones y baños químicos y los dejen indefensos.

“Nosotros tenemos abiertas las defensas ribereñas y no vemos nada de trabajos por lo cual las 300 familias de este sector tenemos miedo que de llover nuevamente el río se salga”, señaló preocupado.

Finalmente, Luis Quevedo, de Construcción Civil, denunció que foráneos se han adueñado de las plazas de trabajo generando que la gente de la zona malbaratean su capacidad para poder llevar un pan a sus hogares. Mientras que, Manuel Robledo Gonzales, del Frente de Defensa, indicó que es hora de levantar a todos los vecinos pues como se vive ahora es insostenible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here