Al menos 10 mil personas en Sullana carecen de agua por deficiencias en dos obras de saneamiento que ya fueron entregadas pero no funcionan.

El problema lo padecen desde hace dos años las poblaciones de Los Olivos, Villa María, Nueva Esperanza, Villa La Paz, Pilar Nores, Quince de Marzo y Jesús María. Estos siete asentamientos están situados camino a Tambogrande.

Personal de la Defensoría del Pueblo de Piura visitó el sector este martes y halló deficiencias en dos obras: instalación y ampliación del sistema de agua potable y alcantarillado, y construcción del reservorio de agua R6, cuya válvula y línea de conducción tienen observaciones.

Ambas obras, cuyo costo asciende a 30 millones de soles, estuvieron a cargo de la Municipalidad de Sullana y la EPS Grau, y fueron entregadas en el 2015; sin embargo, hasta ahora no funcionan, según constató el representante de la Defensoría del Pueblo en Piura, César Orrego Azula. Tampoco funcionan las 3 mil conexiones domiciliarias que aproximadamente hay en la zona.

Orrego dijo en Cutivalú que una cisterna de la municipalidad llega a la zona dos veces por semana a vender el agua a seis latas por un sol. “Son un total de 120 a 150 soles que gasta cada familia al mes, y cuando no llega la cisterna hay personas que venden el agua a 50 céntimos cada lata”, sostuvo.

El problema afecta principalmente a los niños, pues hay 75 de inicial que carecen de agua potable en la institución educativa de la zona. El defensor consideró que se trata de un atentado a la salud pública y de una falta al derecho de acceso al agua, constitucionalmente reconocido.

Según Orrego, tras una reunión, los representantes de la municipalidad y de la EPS Grau se comprometieron a solucionar las deficiencias en las obras en un plazo máximo de un mes, para que a inicios de diciembre la población comience a tener agua. “Nosotros vamos a seguir el caso”, finalizó el defensor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here