Aprende a conservar tu rico pescado.

El pescado, si no se va a consumir inmediatamente después de su compra, debe ser congelado para evitar que se malogre. En caso no se siga esta recomendación, existe el riesgo que cause infecciones estomacales, intoxicación y demás problemas de salud.

Así lo advierte Marilyn Montesinos, ingeniera pesquera del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción. Para disfrutar al máximo sus nutrientes y proteínas, ricos en omega 3, la especialista brinda algunos pasos para un buen proceso de congelamiento:

· Asegúrate que las vísceras (tripas) y escamas hayan sido retiradas.

· Limpia el pescado con paño húmedo sin exponerlo al agua de manera directa.

· Corta el pescado en trozos o filetes según las preparaciones que realizarás tras su descongelación.

· Para guardarlo, usa bolsas de plástico trasparente, limpia y de primer uso.

· Si vas cocinar, retira del congelador solo la parte que usarás.

· Una vez descongelado ya no se debe volver a congelar.

· El pescado blanco (merluza, perico, lisa, lenguado, etc.) puede durar unos 2 meses congelado, mientras que el azul (bonito, jurel, caballa, etc.) no más de 1 mes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here