Foto: referencial.

El psiquiatra Rolando Pomalima Rodríguez, del Instituto Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi, señala que es necesario entender que gran parte de los abusadores sexuales no sufren de ningún trastorno mental y “son conscientes de lo que hacen”.

“Son personas a las que consideramos normales, pueden ser profesionales, puede ser un maestro, un médico, un sacerdote; por eso es difícil identificarlos”.

El agresor suele pasa inadvertido y la mayoría de veces es parte del entorno familiar o social. Suelen presentarse como personas afectuosas, sin embargo, la relación que establecen con un niño o niña está basada en el control, la amenaza e intimidación.

Cómo nace un violador

Pomalima explica que muchos de ellos crecen en ambientes disfuncionales o fueron sometidos a castigos físicos o sexuales.También recuerda que en más del 50% de las familias peruanas hay problemas y conflictos.

“Si estos niños crecen en estos ambientes, van a desarrollar conductas agresivas y pueden convertirse en abusadores sexuales”, señala. Esto debido a que los padres no han desarrollado con el niño un vínculo seguro de protección y cariño.

Los abusadores tienen tendencias psicopáticas, son fríos, calculadores e insensibles; evaden su responsabilidad y culpan a la víctima. El especialista cree que es bastante difícil que puedan recuperarse porque son moralmente insensibles.

Fuente: La República

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here