Llamamos proceso cognitivo o mental al proceso por el cual nuestro cerebro realiza un sinfín de tareas para procesar la información que recibimos del mundo que nos rodea.

La percepción, la atención, la memoria, el pensamiento y el lenguaje constituyen algunos de los procesos cognitivos que desempeñan un papel fundamental en la vida cotidiana. El ser humano, en todo momento, está percibiendo, atendiendo, pensando y utilizando la memoria y el lenguaje, para  conocer y entender el mundo.

La cognición o conocimiento es un proceso gradual de transformación que se da desde que nacemos hasta la edad adulta. En la etapa de la infancia por ejemplo, permite ir  desarrollando habilidades a través de la adquisición de experiencias y el aprendizaje, para su adaptación al entorno. Soledad Jáuregui Salas, Psicologa y especialista de Corefo nos brinda algunos consejos y actividades para estimular los procesos cognitivos del niño en esta etapa preescolar:

1.- El juego es una estrategia importante para conducir al niño al mundo del conocimiento. A través de ella se expresan, se entretienen y aprenden a relacionarse con los objetos y con las personas.  Es importante brindar suficientes oportunidades y materiales para jugar.

2.- El uso de libros y cuentos. Los cuentos narrados o historias leídas, fomenta capacidades tales como observar e interpretar imágenes, concentrarse en el argumento de la historia, mantener la atención o enriquecer el vocabulario. Los libros con ilustraciones claras, simples, coloridas, de gran tamaño son ideales para los niños pequeños.

3.- La música es un estímulo que aumenta la capacidad perceptiva de reconocer y discriminar estímulos auditivos. Permite potenciar el uso del lenguaje. Y favorece en la atención y la concentración, mejorando así su capacidad de aprendizaje. Para los niños preescolares se recomienda canciones de letras sencillas y repetitivas para su fácil comprensión y memorización.

4.- Experimentar con el entorno, favorece en  comprender los fenómenos que le rodean. Promueve el desarrollo del pensamiento científico. Se puede hacer muchos experimentos sencillos con materiales caseros. Por ejemplo, experimentos con el gusto para conocer los diferentes sabores: dulce, salado, ácido y picante.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here