La repitencia escolar puede tener varias causas. Una de ellas tiene que ver con la poca preocupación de los padres respecto al desarrollo de su hijo durante todo el año escolar.

La directora del Centro Integral del Desarrollo del Potencial Humano, Claudia Ugarte, brindó algunas recomendaciones que los padres de familia podrían poner en práctica con sus hijos a fin de que puedan afrontar una posible repitencia de año escolar.

La especialista aconsejó a los padres preguntarse lo siguiente: ¿qué tan presentes estuvieron en el desarrollo educativo de su hijo? y ¿cómo atendieron a sus necesidades?

“Cuando se da esta situación, parece que estamos buscando a quién culpar. Sin embargo, en ocasiones, los padres y la propia escuela tiene también un porcentaje de responsabilidad, sobre todo si hablamos de niños pequeños”, comentó Ugarte.

Responsabilidad

Lo primero que los padres deben hacer es asumir su responsabilidad. Tienen que replantear las formas en que el escolar se conecta con el estudio. Asimismo, evaluar las horas que su hijo se dedica a estudiar, sus horarios, así como la relación con sus maestros.
Es fundamental que los padres acompañen a sus hijos en todo el periodo escolar. De esta manera, reforzarían los ámbitos, no solo físicos, sino también emocionales. Muchos padres solo esperan resultados al final del año escolar.

“Si uno detecta que el niño no va bien en algunos cursos, hay que ver con la escuela de qué manera lo ayudamos a lograr las competencias que se esperan de él, hay que buscar estrategias para superar las dificultades que tiene”, advirtió la experta.

Enfrentar el problema

En el caso que la repitencia sea inminente, la especialista recomienda que es necesario preparar al menor para que afronte el siguiente año escolar.

“Hay que evitar los castigos. El solo hecho de repetir el grado ya tiene una serie de consecuencias, como el que los amigos del niño ya no lo acompañen más. Se requiere encarar la situación, pero sin dejar de aprender de ella”, indicó.

Por otro lado, aseguró que la mayoría de veces es una mala decisión cambiar de colegio a los menores por este tema.

(Fuente: El Comercio)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here