Foto: Juan Nunura

Con 26 años y una carrera universitaria que no le fue fácil, Edgar Flores Grandez ha realizado el primer trabajo de investigación que recoge la percepción de las comunidades nativas – Wampi y Awajún-, a las que pertenece, tras el conflicto social conocido como el Baguazo.

El joven natural de la comunidad de Wampis, ubicada en Río Santiago, provincia de Condorcanqui, en Amazonas, cuenta que el objetivo de realizar encuestas en su propia comunidad fue precisamente trasladar la voz de estos pobladores hacia el Estado con el cual mantienen un alto nivel de desconfianza tras los sangrientos sucesos del 05 de junio del 2009.

INTERESANTE TESIS

Durante el gobierno de Alan García se pretendió promover inversiones de explotación petrolera dentro de las tierras amazónicas. La protesta de los nativos y un enfrentamiento con las fuerzas del orden dejó como saldo 33 personas fallecidas (10 nativos y 23 policías).

Estas imágenes y heridas, según el comunicador, siguen frescas en la mente de los aguarunas. “Lo que ellos quieren es ser escuchados y respetados, que las leyes del Estado no afecten las tierras no tituladas”, concluyó Edgar tras sustentar la investigación que le permitió obtener el título de Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Piura.

Como conclusión de su tesis, Edgar logró determinar algunas estrategias de comunicaciones eficaces con los nativos para un mejor entendimiento con el gobierno. Por ejemplo, relata que en las comunidades existe desconfianza incluso de las autoridades locales. “Ellos solo creen en los Apus”, señala el joven respecto a los dirigentes comunales.

El informe de esta investigación será compartido con instituciones del Estado como la Defensoría del Pueblo para que se tomen en cuenta las recomendaciones sobre cómo evitar un nuevo conflicto social.

(Fuente: Noticias Piura 3.0)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here