Foto: La Prensa
Foto: La Prensa

El último martes un sismo de 7.1 grados dejó 248 muertos en México, entre ellos 21 niños en una escuela, mientras continuaban en las primeras horas del miércoles los rescates en edificios colapsados, sobre todo en la capital, que justo hace 32 años fue devastada por otro poderoso terremoto.

“Hasta el momento se reportan 217 fallecidos: 86 Ciudad de México, 71 Morelos, 43 Puebla, 12 Estado de México, 4 Guerrero y 1 Oaxaca”, escribió en Twitter Luis Felipe Puente, director de Protección Civil de Gobernación (Interior), el miércoles en la madrugada.
El presidente Enrique Peña Nieto,  visitó por la noche la escuela primaria Enrique Rebsamen, un edificio de tres pisos que se desplomó con el sismo.
“Lamentablemente varias personas han perdido la vida, incluyendo niñas y niños, en centros educativos, edificios y viviendas. Quiero expresar mis condolencias a quienes perdieron un familiar o un ser querido”, dijo Peña Nieto en su primer mensaje tras el terremoto.
En la escuela “tenemos 26 muertos, de los cuales cinco son adultos y 21 niños. Tenemos 11 niños rescatados y de personas atrapadas oscila entre 30 y 40”, expresó el oficial José Luis Vergara, quien coordina el rescate, a Televisa.
Según la alcaldía de Ciudad de México, unos 50 edificios colapsaron en zonas del centro y sur de la capital, donde cuando anochecía muchas personas observaban desalentadas sus hogares severamente dañados.
Los barrios más afectados se encuentran sin energía eléctrica, interrumpida por las autoridades para evitar posibles explosiones ya que se reportaban fugas de gas natural, que corre en tuberías subterráneas.
Cientos de rescatistas, más de 3.600 militares y numerosos civiles voluntarios retiraban escombros con sus manos en edificios colapsados, sobre todo viviendas.
Las autoridades han dispuesto albergues para que pasen la noche familias que han perdido su casa o registra severos daños estructurales, mientras que otras pernoctaban en la calle o donde familiares.
Al colapsar las comunicaciones telefónicas, la mensajería por whatsapp se convirtió en la única forma de comunicación en el centro del país. Algunas personas que fueron rescatadas de los escombros consiguieron ser localizadas gracias a esa aplicación, según rescatistas.
Derrumbe de iglesia
En Morelos, al sur de la capital, las mayores afectaciones se registraron en su capital, Cuernavaca, y los poblados de Axochiapan y Jojutla, donde edificios, casas y construcciones históricas colapsaron, constató la AFP.
En Puebla, conocida por sus construcciones coloniales, varios templos católicos resultaron afectados e incluso once “personas murieron al quedar atrapadas en una iglesia que se derrumbó” en el poblado de Atzala, dijo el secretario de Gobierno, Diódoro Carrasco.
El sismo ocurrió justo cuando se cumplen 32 años del terremoto de 8,1 grados que dejó más de 10.000 muertos en 1985 y redujo a ruinas amplios sectores de Ciudad de México.
En Ciudad de México funciona un sistema de alarmas que se activa un minuto antes del sismo, pero periodistas de AFP dijeron que esta vez se escuchó la alarma al mismo tiempo que comenzó a sentirse el temblor toda vez que el epicentro estuvo a menos de 200 km de distancia de la capital.
El pasado 7 de septiembre, un terremoto de 8,1, el más fuerte en un siglo en México, causó 96 muertos y más de 200 heridos en el sur del país, especialmente en los estados de Oaxaca y de Chiapas.
Fuente: AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here