Un miembro de cada familia padecerá un trastorno de salud mental en algún momento de su vida. Sí, los trastornos mentales son la próxima epidemia sanitaria mundial y de cuyos efectos no escapará ningún país. Es una preocupante noticia en víspera del Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemora mañana martes 10 de octubre.

“La tendencia es clara y el Perú no es una excepción en el panorama general de América Latina y el mundo, respecto a este tema”, advirtió Andrea Bruni, asesor internacional de salud mental y uso de sustancias para la subregión de Sudamérica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Peligrosa depresión

Mientras usted lee esta nota, más de 450 millones de personas sufren de condiciones neuropsiquiátricas; de las cuales, 300 millones están asociadas a la depresión, causa principal de discapacidad en el mundo, además de factor de riesgo para el suicidio.
Estimaciones de la OMS indican que los costos globales anuales en relación con los problemas de salud mental ascienden a 2.5 billones de dólares americanos y para el año 2030 llegarán a los 6 billones de dólares”, informa al diario El Peruano el psiquiatra.
Estos enormes costes se calculan con base en la pérdida de años productivos de las personas que padecen algún trastorno de salud mental. En algunos casos pueden desarrollar una discapacidad y, en los peores casos, morir de forma prematura.

Cuerpo enfermo

En el Perú, las cifras también son preocupantes: 8’486,184 personas tuvieron un trastorno mental alguna vez en su vida y 4’909,076 lo experimentaron el año pasado, reveló el director Ejecutivo de la Dirección de Salud Mental del Ministerio de Salud (Minsa), Yuri Cutipé.
Dichos números no distinguen edad, condición social, ingreso económico, profesión, género, talento; ser muy conocido o un perfecto anónimo.
Sucede en nuestro entorno. En una ocasión, un reconocido periodista que prefiere mantener su nombre en reserva, sintió un profundo terror de morir a causa de un infarto. Súbitamente, no podía respirar y el dolor en el pecho le hacía pensar lo peor. Una vez estabilizado, se quedó por algunos días en la clínica para hacerse más exámenes. El médico descartó una complicación coronaria, pero recomendó visitar un especialista en salud mental.

Cuidado con el estrés

El estrés y el agotamiento le habían jugado una terrible pasada. A él como a muchos de nosotros, le parece complicado entender la estrecha relación entre trastornos de salud mental y diversos problemas físicos, vínculo que ha ya cuenta con diversa literatura científica al respecto.
Se sabe, por citar algunos ejemplos, que la depresión es un factor de riesgo para los accidentes cerebrovasculares o lo que se conoce como “ataque cerebral”.
“Los trastornos de salud mental tienen un impacto en enfermedades no transmisibles, como la diabetes, los problemas cardiacos, además de enfermedades transmisibles, como el VIH o la tuberculosis. En ambos casos crece la posibilidad de mayor contagio y de no seguir los tratamientos”, detalló el doctor Andrea Bruni de la OMS.

Diga “no” al estigma

Debido a la gran cantidad de estigmas y mitos asociados a la salud mental es común que las personas no tengan mayor interés en el tema o se consideren invulnerables en esta materia.
Sin embargo, la ciencia confirma que casi nadie se salva de tener algún problema de este tipo en su vida y mucho más ahora que estamos sometidos a grandes niveles de presión laboral, social y emocional.
Las malas condiciones familiares, miedos no bien canalizados, mayores niveles de violencia, ausencia de recreación y ejercicio, y un largo etcétera que impactan significativamente en la gran computadora que es nuestro cerebro.
“De acuerdo con las proyecciones mundiales, es muy probable que en una familia peruana de cuatro personas: papa, mamá y dos hijos, uno pueda hacer un problema de salud mental a lo largo de su vida. Pero es obvio que van a existir familias donde los cuatro harán problemas y otras, donde ninguno tenga un problema”, alerto el doctor Cutipé.
¿Cómo prevenir? Los especialistas alientan a las personas a desarrollar mejor vínculos emocionales para prevenir el desarrollo de trastornos mentales y si se advierte de algún trastorno buscar ayuda profesional cuanto antes.

TOC, alcohol y más

La depresión es el trastorno mental más común, pero no es el único. El consumo de alcohol y otras drogas también entran en esta categoría. El año pasado, 1’064,743 peruanos evidenciaron un consumo perjudicial, mientras que 943,749 ya eran adictos.
La ansiedad, fobia social y trastornos obsesivos compulsivos (TOC), entre otras condiciones mentales, tampoco han dejado de crecer en el país, al igual que el número de psicosis –grave enfermedad mental que causa mucho sufrimiento y se caracteriza por una pérdida del sentido de la realidad–. Solo en 2016 más de 200,000 personas presentaron un caso de este tipo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here