Una obra de saneamiento de más de 4 millones de soles y con menos de dos años está destruida, en el asentamiento Nueva Esperanza, en Veintiséis de octubre.

Desde hace dos años, los vecinos y vecinas del sector 10 del asentamiento Nueva Esperanza conviven con la inmundicia.

Una obra de saneamiento valorizada en más de 4 millones de soles que brindaría un mejor sistema de desagüe a esta población, hoy luce totalmente destruida y convertida en foco de enfermedades y plagas.

El dirigente Edwin Gallardo denunció a través de Cutivalú que la población de este sector marchará a la Municipalidad de Piura llevando baldes con agua sucia para arrojarlos como medida de protesta. El dirigente invocó a las autoridades a tomar cartas en el asunto. Sobre todo, porque se han formado lagunas donde afloran residuos fecales debido a la rotura de tuberías del drenaje.

Esta situacióin ha generado olores nauseabundos y plaga de moscas. Por ello, los vecinos y vecinas temen un brote de enfermedades infecciosas bacterianas.

Recordemos que el director de Salud, Cesar Morón, explicó que una de las condiciones para la incubación de la bacteria del cólera es la afloración del agua de desagües.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *