El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, ya se encontraba en prisión preventiva por el caso Odebrecht.

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, en prisión preventiva por el caso Odebrecht, fue condenado el miércoles a seis años de cárcel por beneficiarse de millonarios sobornos de la constructora brasileña, según sentencia de la suprema Corte de Justicia.

Glas, de 48 años, pasó a ser el funcionario en activo de mayor rango en Latinoamérica en ser sancionado por la trama de coimas de Odebrecht, que golpeó los círculos del poder y la política al salpicar a ex mandatarios como el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

El juez Edgar Flores hizo pública la sentencia, donde señaló que Glas es autor del delito de asociación ilícita y que favoreció contratos públicos a cambio del pago de retribuciones.

El juez dispuso seis años para Glas y otros cinco acusados. Para los tres restantes, 14 meses por la colaboración que brindaron a la justicia. Asimismo, se sentenció al pago de 33,5 millones de dólares a Glas y los otros acusados, monto que Odebrecht reconoció haber entregado como coima a funcionarios públicos ecuatorianos.

La Fiscalía, que impulsa la querella instaurada el 24 de noviembre, había solicitado la pena máxima de seis años de prisión para Glas por ese delito, considerado menor.

La condena por asociación ilícita abriría el camino a demandas adicionales contra Glas como de peculado, cohecho y enriquecimiento ilícito, que son imprescriptibles y con sanciones de hasta 13 años de cárcel, y por otros delitos como lavado de activos para poder procesar a la misma Odebrecht, de acuerdo con penalistas.

La ley ecuatoriana establece que las penas son acumulables hasta un máximo del doble de la más grave, sin que exceda los 40 años.

A pesar del proceso legal, Glas ha dicho que no renunciará a su cargo y sigue siendo vicepresidente debido a que la ley en Ecuador dispone que ese cargo solo queda vacante por renuncia, luego de tres meses de abandono -que se cumplen el 2 de enero- o por decisión de las tres cuartas partes de los miembros de la Asamblea tras un juicio político, donde el partido de gobierno tiene mayoría con 74 miembros del total de 137 legisladores.

La condena por el caso Odebrech puede ser apelada por Glas, quien estuvo a cargo de sectores estratégicos desde el 2007 y es vicepresidente a partir del 2013, siendo reelegido este año.

La impugnación dejará en suspenso el fallo judicial hasta que sea resuelta por el tribunal y Glas -a quien el Congreso le retiró la inmunidad por pedido de él para ser enjuiciado- está en arresto preventivo desde el 2 de octubre, condición en la que se mantendrá sin perder aún el cargo.

(Fuente: El Comercio)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here