Trece camales de pollo fueron intervenidos por la municipalidad de Paita por no contar con la documentación reglamentaria.

Siete de estos locales carecían de autorización municipal mientras los otros seis locales restantes fueron sancionados con la exigencia de levantar observaciones notificadas por el personal municipal como las siguientes.

El personal que manipula y sacrifica a los animales en estos seis locales no contaba con su respectivo carnet de sanidad. Al momento de la inspección se verificó que varios de ellos no tenían la indumentaria necesaria.

Un representante del Ministerio de Salud verificó el estado de las especies para comprobar si eran aptas para el consumo humano y, a continuación, emitir un informe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here