Esta mañana, en un comunicado publicado por el Comité Disciplinario de la FIFA, se determinó que José Paolo Guerrero González no jugará al fútbol hasta el 3 de noviembre de 2018, porque no pudo demostrar que el resultado analítico adverso que se le halló es falso.

De esta manera, la FIFA desea sentar un precedente a puertas del Mundial Rusia 2018. Para el ente del fútbol, en concordancia con la Agencia Mundial Antidopaje, todo deportista es responsable de lo que consume, por ende, Guerrero no escapó a la mano dura de la institución, que busca limpiar su imagen por las denuncias de corrupción de los últimos años.

Así, el ,Depredador, no podrá ni siquiera entrenar con un equipo profesional. Los partidos amistoso tampoco podrán ser refugio para el goleador histórico de la Selección Peruana. Ahora, lo que queda es que su defensa aliste una defensa ante el TAS, mientras que se avecina una medida contundente por parte de Flamengo.

Fuente: Líbero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here