Rosarios han sido elaborados por hombres y mujeres de penales.

Con una destreza manual impresionante, internos varones y mujeres de 12 penales del país lograron confeccionar durante tres meses 300 mil rosarios que serán puestos a la venta con ocasión de la visita del Papa Francisco al Perú.

Un total de 650 reclusos de los penales de Lurigancho, Castro Castro, Ica, Cañete, Chincha, Mujeres de Chorrillos, anexo mujeres de Chorrillos, Virgen de Fátima, Huaral, Callao, Ancón I y Ancón II participaron en este proyecto de elaboración de rosarios de madera y mostacilla.

Janet Arangure Camposanto, con casi cuatro años de prisión en el Virgen de Fátima, es una de las internas que ha mostrado mayor entusiasmo durante el trabajo en grupo durante 5 día a la semana: algunos llenaban los hilos con las cuentas, otros amarraban la cruz y la imagen del papa y por último realizaban el control de calidad sellando los nudos.

Ella, procesada por extorsión y secuestro, comenta que le alegró mucho recibir este encargo y que se desempeñó en esta tarea mañana, tarde y noche. “Fue como si estuvieramos redimiendo las penas”, comentó al agradecer la iniciativa de la Fraternidad Carcelaria en coordinación con el Instituto Nacional Penitenciario (INPE).

Estela Ortiz (39), boliviana, interna del penal de Ancón, dijo que encontró la paz en esta noble labor. Si tuviera al Papa Francisco al frente le agradecería por venir al Perú, por la alegría y esperanza que eso conlleva en los corazones de los reclusos. Tiene dos hijos en su país, con quienes espera reecontrarse pronto.

Carlos Arango, interno de 21 años del penal Ancón II, se dedicó también con mucho empeño en la confección de los rosarios. Desde que se inició este proyecto, ha podido acercarse más a su hija de 2 años y a su pareja, con quienes está construyendo una relación de amor y apoyo mutuo. Cada interno confeccionó 500 rosarios, diez minutos por cada uno.

Los artículos serán ofertados desde hoy en la cadena de tiendas Paris ubicadas en el Jockey Plaza, Plaza Lima Norte, Megaplaza, Mall sur, La Rambla Brasil y Mall Aventur Bellavista. Asimismo, en los centros comerciales Arequjipa Center, Mall Parker Lambramani, así como el Quinde de Cajamarca y de Ica.

El pedido de los rosarios fue hecho por el Arzobispado de Lima a través de Fraternidad Carcelaria. Estas coordinaciones con la iglesia católica hicieron posible que el INPE aplique su política de “Cárceles productivas”, la cual busca que la población penal se reinserte a la sociedad.

El padre Luis Gaspar, director ejecutivo de la organización de la visita del Papa Francisco, dijo que parte del dinero que se recaude permitirá brindar movilidad y alimentación a los 9 mil jóvenes voluntarios de provincias que cumplirán la función de guarda papal.

(Fuente: Andina)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here