En estas condiciones estudian los niños en el Bajo Piura.

A más de 10 meses del fenómeno del Niño Costero, la Defensoría del Pueblo advirtió una serie de deficiencias en la rehabilitación de los servicios de salud, educación y calidad y abastecimiento de agua en el Bajo Piura.

En el establecimiento de salud de Pedregal Grande se constató que sigue funcionando en un local comunal sin las condiciones adecuadas ni el personal suficiente para brindar el servicio.

En la institución educativa Genaro Martínez Silva, que alberga a 1.280 estudiantes de inicial, primaria y secundaria, mantiene problemas en el mobiliario y tiene cerco perimétrico. Asimismo, se verificó que hay inconvenientes para acceder al Sistema WASICHAY del Ministerio de Educación, por lo que hasta la fecha no ha podido ejecutar el presupuesto de mantenimiento otorgado.

La Defensoría del Pueblo coordinó con la Dirección Regional de Educación de Piura (Drep) para que se brinde el soporte técnico al colegio y así asegurar la debida ejecución del dinero del mantenimiento.

También se verificó que Pedregal Grande, que alberga a 1.200 usuarios en cuatro sectores, solo tiene una hora diaria de agua por sector, y además el servicio no es clorado desde hace tres días por falta de insumos.

Por ello se exhortó a la Junta Administradora de Servicios de Saneamiento (JASS) de Pedregal Grande a clorar el agua a la brevedad posible.

Por otro lado, en Pedregal Chico se visitó la I.E. 15143, gravemente afectada por el Niño Costero. Allí se advirtió que en el 2017 se habilitaron siete aulas de triplay en un terreno de arena para los 193 estudiantes de inicial y primaria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here