Clínica Internacional argumenta haber hecho estudios que revelan un peligro en la infraestructura de la clínica San Miguel.

Unos 200 trabajadores despedidos de la clínica San Miguel de Piura conformaron un sindicato para exigir reposiciones laborales y pago de horas extras.

Eugenio Vilela fue elegido como vocero del grupo de trabajadores que quedaron desempleados tras el cierre intempestivo del establecimiento de salud el pasado martes 5 de diciembre.

“Nuestro principal reclamo es la reposición; además, no nos están pagando horas extras e incluso hay trabajadores que se han contaminado en su desempeño laboral y que no han sido reconocidos como tales por la clínica”, sostuvo Vilela.

El dirigente sostuvo además que la liquidación que anunció la clínica San Miguel es muy baja según lo que les correspondería. Destacó la necesidad de sindicalizarse para hacer un reclamo efectivo ante las autoridades competentes.

No fueron avisados

Los 42 co-propietarios de la clínica San Miguel no fueron avisados del cierre con anticipación. Así lo denunció en Cutivalú el directivo del cuerpo médico y co-propietario de la clínica, Jorge Carmona Chávez.

El médico reveló que los 42 co-propietarios fueron citados el martes 5 de diciembre, el mismo día del cierre, por representantes de la Red Clínica Internacional, a la que pertenece San Miguel.

“Nos citan a la junta de propietarios y nos dicen que la Clínica Internacional ha encontrado en el estudio de suelos y estructura que la clínica [San Miguel] está en inminente peligro de que, frente a un sismo de 7.5 grados, pueda colapsar; y por esa razón cesa sus operaciones inmediatamente”, relató Carmona.

Según dijo, los co-propietarios solicitaron los informes técnicos que demuestren el riesgo, pero esta documentación les fue negada alegando que se trataba de información confidencial. Por ello el abogado del cuerpo médico ha recomendado que acudan a la Fiscalía de Prevención del Delito para manifestar estos hechos.

Para Carmona, esta situación es muy sospechosa, pues 15 días antes del cierre la clínica comenzó a cerrar algunas áreas como la sala de operaciones. “Hay inconsistencias en cuanto a las acciones que han venido tomando, que nos hacen sospechar de que esta era una medida premeditada”, agregó.

Cabe indicar que en la clínica San Miguel trabajaban un total de 130 médicos, de los cuales unos 90 fueron contratados por la Clínica Internacional. Estos han quedado automáticamente desempleados tras el cierre intempestivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here