Último Minuto
Inicio / Lo nuestro / Un paraíso cercano, Piura y Tumbes.

Un paraíso cercano, Piura y Tumbes.

dia_diaLa primera entrada de la sección Lo Nuestro está dedicada a la costa del norte de Piura y Tumbes. Acudimos hasta aquí para visitar algunos de los puntos claves del proyecto Zona Reservada Mar Pacífico Tropical, en el que trabaja la organización Naturaleza y Cultura.  El objetivo del proyecto es proteger la alta diversidad de especies que habitan en la Isla Foca, El Ñuro, los Arrecifes de Punta Sal y el Banco de Máncora, zonas reproductivas en las que habitan una innumerable cantidad de especies marinas. Lobos de mar, pingüinos, marlines, pelícanos, inmensos atunes…

DSC_1763.reducida

Punta de Sal, conocida como el balneario peruano, es una playa de arena blanca y aguas cristalinas que se extiende a lo largo de kilómetros.  Aquí siempre hace sol y sus aguas mantienen una temperatura constante por encima de los veinte grados, perfectos para darte un baño en cualquier estación del año.

DSC_1833.reducida

No muy lejos de allí existe otra parada obligatoria, el Ñuro. Si bien sus playas cuentan con el mismo encanto que las anteriormente citadas, la característica principal de este paraje reside en sus simpáticas tortugas. Si eres de los que le gusta vivir experiencias nuevas, no dudes en acercarte hasta su muelle para observarlas en su hábitat natural y disfrutar de un refrescante baño entre ellas.  Colándose pacíficamente entre las piernas de los intrépidos bañistas, las inmensas tortugas merodean por los alrededores disputándose los trozos de pota que una joven señorita les lanza desde el muelle. La diversión está asegurada.

DSC_2418Continuamos nuestro camino. Carretera Panamericana, ruta costera dirección Cabo Blanco. Cerros de montañas secas, casi desérticas, a la izquierda; a la derecha, kilómetros de arena, agua y bandadas de pelícanos. Llegamos al destino y el panorama es parecido. Mar y arena forman una combinación perfecta que invita a dejar los problemas del día a día atrás y perderse entre sus olas. En el horizonte, numerosos barquitos de pescadores fondeados cerca de la costa esperan su turno para salir a faenar.

DSC_9755.retocada

Cabo Blanco ha sido siempre una zona de reclamo pesquero, de sus aguas sacaron el merlín más grande jamás pescado, así lo afirma un cartel que podemos observar en los alrededores del malecón. No muy lejos del muelle encontramos a don Rufino, quien recuerda con añoranza su época de joven pescador. Nos cuenta que tuvo el placer de conocer a Ernest Hemingway durante su estancia en la zona, mientras escribía el relato de El viejo y el mar. Y es que, hasta el mismísimo Hemingway, no pudo más que sucumbir ante los encantos de esta región marítima.

DSC_1966.reducida

Son ya las seis de la tarde, la luz se torna naranja y debemos regresar a la ciudad. Emprendemos nuestro viaje de retorno con un impresionante atardecer e invitándoles a acompañarnos nuevamente en nuestro próximo recorrido.

Fotografías: Carmen Pi Cascales

 

 

 

 

 

Acerca de Radio Cutivalú

Radio Cutivalú

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Scroll To Top