Aprueban medida cautelar que origina más retrasos en la construcción de hospitales de la sierra

El Consorcio Hospital Piura se convirtió en el mayor proveedor de la región tras ganar licitación para construir tres hospitales por S/266 millones en la gestión del gobernador Reynaldo Hilbck. Integrantes del consorcio son investigados por falsificación de documentos, obras inconclusas y una de ellas hasta fue incluida en el Caso Lava Jato e inhabilitada de contratar con el Estado. Gobierno Regional de Piura evaluaba rescindir el contrato, pero el consorcio obtuvo medida cautelar en juzgado de Lima.

ALARMA. La Contraloría concluyó que el Hospital de Huarmaca (Piura) tiene un retraso del 80% en su ejecución. Foto: Alexis Carrasco/Cutivalú.

Por: Cindy Chanduvi y Gustavo Guarnizo

Huarmaca, un distrito agrícola y ganadero de la provincia de Huancabamba (en la frontera con Ecuador), no tiene un hospital para atender a sus 50 mil habitantes. Los pacientes críticos aun son enviados a la capital de la región, a seis horas en camioneta. En diciembre del 2018, el presidente Martín Vizcarra colocó la primera piedra en el esperado Hospital de Huarmaca, y repitió el acto en Ayabaca y Huancabamba, donde también se proyectó la construcción de otros dos nosocomios en favor de sus habitantes.

En el 2015, las obras habían sido licitadas por el Gobierno Regional de Piura, con Reynaldo Hilbck a la cabeza y bajo la modalidad concurso-oferta, que permite ejecutar la construcción a la misma empresa que realiza el expediente técnico. La única que presentó una propuesta fue la compañía Consorcio Hospital Piura, por lo que se le adjudicó la buena pro de estos hospitales.

Leer más: Presupuesto para tres hospitales estratégicos aumentó en S/ 81 millones

Sin embargo, desde entonces la compañía fue observada por la Contraloría General de la República por no cumplir con los avances comprometidos en dos de las obras. La respuesta del consorcio ha sido la presentación de una acción de amparo ante el Poder Judicial con el fin de extender aún más el tiempo de entrega de uno de los proyectos.

Ojo Público y la Plataforma de Radio y Televisión, a la cual pertenece Cutivalú –como parte de una alianza colaborativa para analizar los contratos públicos en varias regiones del Perú– también identificaron a este consorcio como el principal proveedor del sector salud en Piura, entre los años 2015 y 2018, durante la gestión del gobernador Reynaldo Hilbck.

RETRASOS. Los hospitales de Huarmaca y Ayabaca presentan retrasos en su ejecución. La contratista, Consorcio Hospital Piura, se comprometió a inaugurarlos en junio y noviembre del 2020, respectivamente. Foto: GR

Empresas con antecedentes negativos

Según la base de datos construida con información del Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (Seace), entre 2015 y 2018 en Piura, se firmaron 1.377 contratos de obras, bienes, servicios y consultorías vinculadas al sector salud por S/1.336 millones. Solo lo facturado a favor del Consorcio Hospital Piura representa el 19,4% de ese total: S/266 millones comprometidos precisamente para la construcción de los tres hospitales.

Dicho consorcio está integrado por dos constructoras españolas GOC S.A. y Assignia Infraestructuras; y tres peruanas Constructora Mediterráneo (ahora CMO Group), Mantenimiento Construcción y Proyectos Generales (Mantto), y Dextre + Morimoto Arquitectos, que actualmente tienen denuncias penales por irregularidades en las obras ejecutadas y una de ellas incluso se encuentra inhabilitada para contratar con el Estado además de ser investigada en el Caso Lava Jato.

El domicilio fiscal del consorcio está consignado en Las Acacias 170, en la urbanización Miraflores (Piura), pero el lugar es una vivienda familiar. Allí nos indicaron que Jorge Rafael Morasino Salazar es el encargado de recibir las notificaciones para la empresa, pero este nos dijo que en dicho lugar nunca funcionó oficina alguna relacionada al contratista de los hospitales.

FACHADA. El Consorcio Hospital Piura tiene como domicilio fiscal esta vivienda. Una persona está encargada de recibir las notificaciones para la empresa, pero allí no funciona ninguna oficina. Foto: Gustavo Guarnizo / Cutivalú

La principal integrante del grupo es Assignia Infraestructuras, subsidiaria del grupo español Essentium hasta el 2017, cuando entró en liquidación por insolvencia en su país. Desde el pasado 29 de octubre pesa en su contra una demanda penal entablada por el Gobierno Regional de Tacna por usar documentos falsos para adjudicarse, el 2015, la construcción de un nosocomio valorizado en S/279 millones. Esta misma denuncia alcanza a otro miembro del Consorcio Hospital Piura: la constructora Mantto, pues ambas se asociaron para ganar esta obra en Tacna, que se mantiene inconclusa.

Assignia también forma parte del Consorcio Vial Pacucha que se adjudicó el asfaltado de una carretera en la región Apurímac y que es investigada por colusión por presuntas irregularidades en la obra. El pasado 26 de septiembre un equipo de la Fiscalía Anticorrupción de Andahuaylas intervino las oficinas de la contratista por subcontratar a dos empresas para ejecutar los trabajos, no contar con los profesionales que consignó al momento de participar de la licitación, ni con las maquinarias ofrecidas.

Otra integrante del consorcio piurano sobre la que pesan cuestionamientos es Constructora Mediterráneo. El 2013 esta compañía se adjudicó la edificación de un hospital valorizado en S/122 millones, a través del Consorcio Andahuaylas, pero no lo concluyó. En enero de este año el Gobierno Regional de Apurímac resolvió el contrato e inició un arbitraje contra los miembros de dicho grupo.

Por su parte, Dextre Morimoto –junto a la brasileña OAS involucrada en el Caso Lava Jato– estuvo a cargo de la construcción del Hospital Lorena (Cusco). Según la declaración que dieron en junio dos colaboradores eficaces a los fiscales del Equipo Especial Lava Jato, esta obra se adjudicó el 2012 tras el pago de sobornos al expresidente regional de Cusco, Jorge Acurio, hoy en prisión.

Actualmente, según el portal del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE), Dextre Morimoto está inhabilitada para contratar con el Estado, desde el 2018 y hasta el 2022, por integrar un consorcio que presentó documentos falsos para ganar otro proceso de selección en Cajamarca.

FISCALIZACIÓN. El director de obras del Gobierno Regional de Piura, Jorge Espinoza Céspedes, aseguró que la región puede asumir la ejecución de los hospitales si la contratista persiste en incumplimiento. Foto: Gustavo Guarnizo / Cutivalú

Medida cautelar

El Hospital de Huarmaca se debe inaugurar en junio del 2020, pero los retrasos son evidentes. Según el contrato, la obra debería registrar un avance del 10,7%, sin embargo, la Contraloría informó que hasta el 9 de septiembre los trabajos apenas alcanzaban el 1,5%. Uno de los motivos detallados en el Informe N° 1889-2019 es la ausencia continua del ingeniero residente de obra. “Esto pone en riesgo una dirección adecuada de la construcción y, con ello, la calidad técnica de la misma”, se lee en el documento.

Consultado sobre el tema, el gerente de Infraestructura del Gobierno Regional de Piura, Luis Vega Palacios, dijo que ante estas observaciones estaban evaluando rescindir el contrato al Consorcio Hospital Piura por incumplimiento, cobrar la carta fianza y asumir la ejecución de la obra en Huarmaca.

Sin embargo, frente a esta posibilidad, dicho consorcio presentó el pasado 26 de septiembre una  acción de amparo para evitar que la actual gestión regional les cancele el proyecto. La empresa presentó el escrito Nº 172839-2019 al Séptimo Juzgado Civil Subespecializado en lo Comercial de Lima. Cinco días después, el 1 de octubre, el juez Juan Gustavo Varillas Solano declaró fundada la medida cautelar y ordenó que el Gobierno Regional de Piura no cobre las cuatro cartas fianza emitidas por la Positiva Seguros, hasta que no resuelva dos pedidos de ampliación de plazo que presentó la empresa y que ahora están en arbitraje.

El procurador regional ad hoc en temas de arbitrajes, Segundo Carlos Valdez Rojas, sostuvo que la resolución del juzgado de Lima los «ata de manos» para tomar acciones en contra de la contratista, pero están esperando que se les notifique formalmente. “El juez se debió inhibir porque el artículo 637 del Código Procesal Civil dice que no se puede resolver un tema que no corresponde a su jurisdicción territorial. El contrato se firmó en Piura y no en Lima”, dijo el abogado a Cutivalú.

AUDIO: 

AMPARO. El procurador regional ad hoc en temas de arbitrajes, Segundo Carlos Valdez Rojas, dijo que todavía no han sido notificados formalmente de la medida cautelar obtenida por la contratista, pero evaluarán qué medidas tomar. Foto: Gustavo Guarnizo / Cutivalú

Las autoridades locales y los vecinos de Huarmaca temen que el hospital no se termine de construir. El regidor distrital Riener Abdul Carrasco Montoya acudió a la obra para verificar su estado actual, sin embargo no encontró al ingeniero residente, ni al supervisor y le impidieron el ingreso. “En sesión de concejo vamos a poner en discusión el tema del hospital porque nos preocupa este incumplimiento”, señaló.

AUDIO:

Ayabaca y Huancabamba

En la provincia de Ayabaca el retraso es mayor, pues recién en junio último el Consorcio Hospital Piura culminó el expediente técnico y la obra debería estar concluida en noviembre del 2020. José Cervera, ingeniero de la empresa supervisora, reconoció el problema y dijo que se debe a una propuesta del contratista para cambiar la cimentación, pero aseguró que ello no implicará un aumento del presupuesto.

El director de obras del Gobierno Regional de Piura, Jorge Espinoza Céspedes, se reunió con representantes del consorcio hace un mes y dijo que ellos se comprometieron a trabajar a doble turno para cumplir con las metas. “No vamos a permitir demoras injustificadas. Se harán visitas inopinadas para verificar que se cumpla a cabalidad con lo trazado”, expresó el funcionario.

Los habitantes de esta provincia desconfían de estas promesas. El dirigente de la Asociación Civil de fiscalización de Ayabaca, Armando Campos Abad, reprochó la falta de control a la contratista y exigió que la construcción no exceda los plazos. “Nosotros queremos que el hospital termine en el tiempo fijado. Queremos que atender una cesárea no implique la muerte de una mujer. Queremos que la gente no se muera en el camino, tratando de llegar a los hospitales de Piura y Sullana para atender una emergencia. Ayabaca merece un hospital de calidad”, señaló.

AUDIO:

AVANCES. La única obra que está cumpliendo con el cronograma es el Hospital de Huancabamba, sin embargo, la Contraloría ha advertido riesgos en su construcción debido a la ausencia del ingeniero residente. Foto: GR

Solo el Hospital de Huancabamba está dentro del cronograma esperado, pero este avance se ve opacado por las irregularidades advertidas por la Contraloría en el Informe Nº 2021-2019 CG/GRPI-SCC. Según este documento, los trabajos no han sido sometidos a las pruebas de calidad por parte de la empresa supervisora, el ingeniero residente se ausentó de la obra durante 12 días y los materiales están expuestos sin ninguna protección. Todo esto, recalca el ente contralor, afecta la calidad del nuevo hospital.

El representante legal del Consorcio Hospital Piura, Fredy Inga Baldeón no respondió nuestras interrogantes indicando que estaba de vacaciones por 40 días. En tanto, la administradora de la misma, Pilar Santisteban Vargas, sostuvo que las personas facultadas para entregar información son los funcionarios de la gerencia de Infraestructura del Gobierno Regional de Piura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here