(Foto: Cutivalú)

Las familias damnificadas del Niño Costero, asentadas en el albergue del km 980 de la vía Chiclayo-Piura piden a la Municipalidad de Piura acelerar la emisión de la viabilidad al proyecto de desarrollo urbano impulsado por el Ministerio de Vivienda para todas las familias que se instalaron en dichos terrenos.

Desde la cabina de CUTIVALÚ, los dirigentes sostienen que el personal municipal del área de Planeamiento Territorial debe inspeccionar el terreno y determinar los riesgos para que ahí se instalen viviendas, pero les estarían poniendo trabas para ello.

Por ejemplo, Carlos Paz Valencia, dirigente del sector Pueblo Nuevo Santa Rosa, indicó que primero les dijo que la zona era inundable; y ante la presión, alegó que no tenía el personal especializado para dirigirse al terreno y hacer los estudios correspondientes.

“Se dio visto bueno para el proyecto de vivienda en la zona, que incluye el módulo por familia, y los servicios básicos. Pero el jefe de Planeamiento Territorial se opone a entregar la viabilidad e informe de riesgos para que el proyecto avance. Nos ha dicho que el área no es apta para vivienda porque hay cerros y se forman cuencas ciegas”, expresó.

El dirigente admitió que la zona puede tener observaciones, pero serían absueltas por los técnicos y especialistas del Ministerio de Vivienda que tienen a cargo el proyecto. “De acuerdo con el equipo técnico del Ministerio de Vivienda, la zona es segura, y son los técnicos quienes tienen que prever las soluciones”, añadió.

Los dirigentes sostienen que esta zona es más segura a comparación de las zonas donde estaban antes, y la propuesta es que los módulos se habiliten tipo terraza debido a que el área tiene una pendiente muy alta.

Agregaron que es importante acelerar el proceso, porque les permitirá reconocer oficialmente el colegio y gestionar un centro de salud; en beneficio de los niños, discapacitados, y ancianos que viven en los albergues.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here