El cambio climático es una cuestión económica y política, no solo un problema ambiental [Opinión]

El desarrollo económico sostenible y amigable con el medio ambiente potencian el progreso de un país.

62
Por: Kate Harrisson (Embajadora británica en el Perú)

Visité Huaraz en familia durante uno de mis recientes viajes al interior del Perú. La experiencia fue maravillosa, pues tuve la oportunidad de estar en contacto con la increíble diversidad biológica que tiene el Perú, y reafirmar lo afortunados que somos de vivir en un mundo lleno de abundancia y diversidad de vida. Al mismo tiempo, el acelerado retroceso de los glaciares en el Perú es también parte de esta realidad que ha llevado a que la superficie de cordilleras nevadas se reduzca en más de un 40% en los últimos años. El creciente impacto que tiene la actividad humana sobre el medio ambiente nos pone frente a uno de los más importantes desafíos que tenemos hoy como sociedad: el trabajar juntos para contrarrestar la pérdida de biodiversidad y la degradación de los sistemas naturales. Estoy convencida de que debemos priorizar un crecimiento económico verde que ayude a mitigar y adaptarnos a los efectos del cambio climático. Solo así aseguraremos la salud y el bienestar de todos nosotros, así como el de las especies y lugares que conocemos y amamos.

TE PUEDE INTERESAR >>> ONU: cambio climático aumentará la violencia en el mundo

Para afrontar las consecuencias del cambio climático, los gobiernos, las empresas y la sociedad civil deben actuar. El desarrollo económico y la prosperidad sí pueden estar ligadas a una economía baja en emisiones. Algunas de las rutas que países como el Reino Unido han tomado para lograrlo es promover la inversión pública y privada hacia industrias limpias e infraestructura sostenible, incentivar la investigación científica para mitigar y prevenir los efectos del cambio climático, y movilizar las inversiones y el mercado para financiar proyectos verdes. El Reino Unido, a través de su estrategia de crecimiento limpio, propone las líneas de trabajo que el gobierno británico sigue para desarrollar mercados competitivos, legislación y políticas de desarrollo adecuadas para fomentar el crecimiento económico bajo en emisiones.

Estas iniciativas han tenido ya importante éxito, prueba de ello es que las emisiones del Reino Unido se han reducido en más del 40%, mientras que la economía ha crecido por más de dos tercios. Al ser el país que, dentro del G7, ha avanzado más rápido hacia este objetivo, pone en evidencia que el desarrollo económico sostenible y amigable con el medio ambiente potencian el progreso que una nación necesita. La base de esto es reconocer el cambio climático como una cuestión económica y política, en vez de entenderlo como un problema únicamente ambiental.

Visto de esa manera, el trabajo para descarbonizar la economía puede también ser una gran oportunidad para que países como Perú, que ya están liderando importantes iniciativas para preservar y cuidar el medio ambiente, puedan convocar a diferentes sectores y actores del país para acordar los mejores instrumentos que hagan crecer a la economía toda vez que se adapte a las circunstancias cambiantes. Por ejemplo, la economía verde del Reino Unido creció en un 6.8% en el 2017, mucho más que la economía nacional, y el sector registró un valor de más de £44 mil millones (más de US$53 mil millones) ese mismo año.

Desde la embajada británica en Lima, hemos puesto el tema del desarrollo sostenible y verde como prioridad de las iniciativas y actividades que ejecutamos. Durante los últimos años, venimos trabajando de la mano con nuestras contrapartes peruanas para implementar proyectos alineados con el crecimiento limpio. En el 2017, Concytec y el gobierno británico, a través del Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial (BEIS, por sus siglas en inglés), lanzaron el Fondo Newton-Paulet por hasta US$26 millones con el fin de apoyar el fortalecimiento de la ciencia y la innovación en el Perú. Mediante esta alianza, ambos gobiernos buscan promover la investigación colaborativa y así entender el impacto de los cambios en los hábitats naturales, contrarrestar la deforestación y el cambio climático. Este fondo está permitiendo que investigadores peruanos y británicos identifiquen juntos medidas para conservar y proteger la biodiversidad, resguardar la seguridad hídrica (particularmente vinculada con el retiro de glaciares) y promover mejores políticas de salud (con énfasis en anemia y malnutrición).

Junto a la ciencia e innovación, el Reino Unido está también comprometido con alinear los flujos de capital e inversiones hacia proyectos que apuesten por un crecimiento limpio, ambientalmente sostenible y resiliente. En junio pasado, el gobierno británico se comprometió a reducir a cero la producción de gases contaminantes para el 2050, siendo así la primera economía industrializada que se propone este objetivo. Para ello, es clave contar con el apoyo del sector privado y financiero, quienes tienen ahora el reto y oportunidad de asumir ágiles e innovadores procesos que se ajusten a las nuevas necesidades de desarrollo sostenible. Es muy grato mencionar que un año después del lanzamiento de la Guía para Bonos Verdes, publicada por la Embajada Británica y la Bolsa de Valores de Lima, vimos con mucho entusiasmo cómo la empresa Protisa y Cofide emitieron sus primeros bonos verdes listados en la BVL. Asimismo, con el reciente lanzamiento del Instituto de Finanzas Verdes del Reino Unido, estamos listos a seguir colaborando con el Perú para que tanto el sector público como el privado consideren a los factores climáticos y ambientales como partes fundamentales que deben estar integradas en la toma de decisiones financieras y de inversión.

TE PUEDE INTERESAR >>> ¿Cuántas hectáreas en el mundo se necesitarían reforestar para combatir el cambio climático?

Por último, pero no por ello menos importante, una de las recientes actividades en la que estamos sumando esfuerzos es en la realización de los primeros juegos Panamericanos y Para Panamericanos carbón neutral. De la mano con expertos británicos y otros colaboradores, la embajada británica en Lima apoya la elaboración del cálculo de la huella de carbono que generarán los Panamericanos y Para Panamericanos 2019, así como con el diseño de los lineamientos para que futuros eventos deportivos puedan hacer uso de este legado que permitirá organizar este tipo de eventos de una manera sostenible y menos dañina para el medio ambiente. Como es sabido, los gobiernos británico y peruano han sido socios estratégicos para la planificación y ejecución de estos juegos, por lo que me complace mucho que estemos colaborando también en hacer de esta fiesta deportiva un evento alineado con los objetivos de desarrollo sostenible que tanto Reino Unido como Perú están comprometidos a ejecutar.

Desde los proyectos que lideramos en ciencia e innovación, finanzas verdes y promoción de un desarrollo económico limpio, tengo claro que ambos gobiernos reconocen la importancia de actuar con extrema urgencia para adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático. Estoy asimismo segura de que podemos lograr más cuando trabajamos juntos, por lo que la estrecha colaboración que tenemos hoy en día se seguirá fortaleciendo en los próximos años. Espero que juntos construyamos un camino aún más ambicioso para que el desarrollo económico y con bajas emisiones de carbono en el Perú sea sostenible, productivo e innovador, toda vez que competitivo y armónico con la conservación y el uso eficiente de los recursos. El presidente Martín Vizcarra, en su reciente discurso por 28 de julio, reafirmó su compromiso por promover un desarrollo económico social y ambientalmente responsable. Nuestro compromiso es apoyar los esfuerzos para fortalecer y hacer crecer la economía y el mercado laboral peruano mientras recortamos las emisiones de carbono del país.

Fuente: La Mula.pe

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here