Entre la medicina vencida se pudo encontrar 17 frascos de cefalexina y 14 pomos del medicamento Gaseovet, así como cerca de un centenar de ampollas de ranitidina y 5 frascos de omeprazol que habían vencido en marzo último.

También se encontró 28 unidades de agua estéril, 12 frascos de yodo y 30 catéteres intravenosos. Asimismo, se halló seis cajas de loción para el tratamiento de piojos que se encontraban vencidas desde julio del año pasado.

El jefe de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Piura, César Orrego, precisó que esta situación viene poniendo en riesgo la salud de las reclusas. “Hemos advertido que se viene contraviniendo también la directiva del Sistema Integrado de Suministro de Medicamentos e Insumos Médico-Quirúrgicos, que establece que los productos vencidos o deteriorados no aptos para el consumo deben ser retirados del stock de los diferentes establecimientos de salud”, señaló.

Finalmente, Orrego recomendó a las autoridades del establecimiento penitenciario actuar de acuerdo a las normas legales vigentes para disponer la baja de todos los medicamentos vencidos. “La dirección del penal debe realizar constantes supervisiones del tópico y de los medicamentos existentes”, advirtió.

Cabe señalar que dicha situación fue encontrada durante la supervisión que dirigió la Defensoría del Pueblo para conocer la infraestructura de los diferentes ambientes del penal. El recorrido comprendió las áreas legal, social y psicológica, así como de salud, educación y guardería.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here