Fiscalía Anticorrupción interviene el hospital de Chulucanas

La Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Piura intervino el hospital de Chulucanas, Manuel Javier Nomberto, como parte de la investigación preliminar que inició contra los funcionarios de dicho nosocomio por presuntas irregularidades detectadas en la compra de 120 respiradores artificiales realizada en plena emergencia sanitaria por el coronavirus.

LA COMPRA

De acuerdo a la denuncia del colectivo Vigilia Ciudadana, los funcionarios del hospital de Chulucanas presuntamente fraccionaron la compra de 120 respiradores de filtro y cartuchos recargables, valorizado en S/ 55 mil, para evitar la fiscalización del proceso, pues ninguna entidad puede adquirir un producto sin concurso si la compra supera las 8 UIT .

Publicidad

Así, el 20 de mayo, ordenaron el pago de los primeros S/33,000 a la empresa Gallo de Oro Minería y Construcción S.R.L – Gadomin S.R.L. por la compra de 120 respiradores artificiales. No obstante, para dicha compra se utilizó la firma electrónica del exadministrador del nosocomio, Elbert Enrique Córdova.

Este hecho fue confirmado por el director del hospital de Chulucanas, Oscar Arnaldo Berrú Vargas, quien dijo que “nosotros conversamos con el exadministrador y le pedimos de favor para usar su firma electrónica porque la nuestra aún no está registrada. Estamos frente a una emergencia y por un tema así las compras no pueden parar, además no es la única vez que hemos utilizado su firma, también se han girado cheques y otros asuntos del hospital”, refirió.

Esta sería la primera presunta irregularidad en la que los funcionarios habrían incurrido.

Según el exdecano del Colegio de Abogados de Piura, Manuel Palacios Novoa, se debe verificar el inicio del proceso, si fue en la gestión del exfuncionario, porque de no estar comprendida en este tiempo y el exadministrador ha tenido conocimiento, se estaría incurriendo en el presunto delito de usurpación.

Sin embargo, de acuerdo a la resolución directoral N°075-2020, el 27 de abril se acepta la renuncia del hasta ese entonces administrador del hospital, Enrique Córdova.

POR ADELANTADO

Otra de las presuntas irregularidades detectadas es que habrían pagado los S/ 33,000 a la empresa minera Gallo de Oro, de propiedad de Jhonatan Gabriel Álvarez Blas, sin que los respiradores artificiales ingresaran a almacén.

Respecto a ello, el representante del colectivo Vigilia Ciudadana, Gerardo Cabrejo manifestó que dicha empresa tiene como domicilio fiscal la ciudad de Cajamarca y curiosamente dos días antes de efectuarte el pago por los respiradores, añadió ante la Sunat como actividad secundaria la venta de otros enseres domésticos, productos farmacéuticos y artículos de tocador.

Con relación a ello, el director del hospital Chulucanas, Vargas Berrú dijo que este lunes llegarían los respiradores artificiales P100 marca 3M cuyo costo unitario es de S/ 275 y es para el personal que labora en dicho nosocomio.

“Ha sido un contrato a contra entrega no es que no hayan enviado los equipos, hay una orden de salida en Entrafesa y los respiradores estarían llegando mañana”, refirió.

Respecto al fraccionamiento del dinero para evitar la fiscalización del proceso, Vargas Berrú dijo que no han fraccionado dicha compra y los otros S/ 22,000 han sido gastados en compras de mascarillas y equipos de protección para todo el personal de salud.

LAS DILIGENCIAS

Ante estas presuntas irregularidades, el fiscal José Jiménez, del tercer despacho de la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios, junto con el personal policial de la Dicocor, intervino ayer las instalaciones del nosocomio de Chulucanas.

Según informó el Ministerio Público, en la diligencia se incautó documentos y equipos que puedan ayudar con el esclarecimiento de dicho proceso.

De verificarse los hechos objeto de la denuncia, los funcionarios involucrados afrontarían un proceso penal por los presuntos delitos de colusión y/o negociación imcompatible.

LO DESMIENTE

Correo conversó con el exadministrador, Enrique Córdova, para saber por qué aceptó que usen su firma electrónica cuando ya no tenía ningún vínculo con el nosocomio de Chulucanas.

El exfuncionario negó que haya coordinado en algún momento con el actual director del hospital, Vargas Berrú.

“Ellos han aprovechado que mi firma aún está vigente y para usarla han tenido que hacerlo en una computadora del mismo hospital, por ello mañana iniciaré un proceso penal contra el director”, dijo.

(Fuente: Correo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here