Humedales de Santa Julia siguen siendo un botadero de basura

Los humedales de Santa Julia, ubicados en el sector oeste del distrito Veintiséis de Octubre, continúan en una situación deplorable debido a la gran cantidad de basura y desperdicios acumulados que la gente de la zona arroja. Además, se ha convertido en un foco de reunión de jóvenes que se dedican a fumar droga y que contribuyen a la inseguridad del área.

Estos humedales cumplen una función importante como hábitat para 106 especies de aves que migran de distintas partes del mundo, muchas de ellas endémicas o en peligro de extinción, explica Elio Núñez, biólogo de la ONG Naturaleza y Cultura. Asimismo, su vegetación cumple en cierta forma una función reguladora de aguas servidas que se vierten ahí.

LEER MÁS | Recogieron 2,4 toneladas de basura en playas del norte

Por lo que, tanto los pobladores que se encuentran alrededor del humedal y las autoridades del distrito, deben tomar conciencia de su importancia para que este pueda convertirse en un potenciador de desarrollo y bienestar.

Juan Carlos Vicente, poblador del asentamiento aledaño Sánchez Arteaga, comenta que el humedal al limpiarse y tener un debido tratamiento podría llegar a ser una zona potencialmente turística y esto ayudaría a mejorar su calidad de vida.

Invasión

Del mismo modo, en la parte oeste del distrito Veintiséis de Octubre cada año aumenta la invasión de pobladores cerca al humedal de Santa Julia. Hasta la fecha se han establecido cerca de 10 nuevos asentamientos alrededor del cuerpo de agua, lo que también ha causado la tala de los pequeños bosques de algarrobo que eran parte de la vegetación del humedal.

Asimismo, el biólogo de la ONG Naturaleza y Cultura, Elio Núñez explica que si las personas siguen arrojando basura y desmontes en el humedal, en unos años este se secará y se extinguirá. Además, asegura que se perdería una gran oportunidad de albergar a una gran variedad de aves y de ser un gran foco de investigación biológica.

Por otro lado, el humedal carece de algún tipo de protección legal; es decir, no hay ordenanza municipal o regional que favorezca el mantenimiento del mismo para evitar o reducir la contaminación con residuos sólidos y que siga siendo refugio de delincuentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here