[INFORME] Piura: A 4 meses de culminar el año, más de 200 mil escolares siguen esperando sus clases virtuales

Por ejemplo, más de 50 escolares de Cumbicus Alto no se conectan al Aprendo en casa por falta de Internet, celulares, radio o televisión; y más de 200 deben caminar empinado cerro para obtener cobertura.

Foto enviada a Cutivalú desde el sector de Malingas, en Tambogrande. (Informe: Gustavo Guarnizo)

El Ministerio de Educación (MINEDU) está contra el tiempo para mejorar el acceso de la educación a distancia de los niños más pobres que padecen la falta de un celular, un equipo de radio o TV para participar de la estrategia Aprendo en Casa.

Por ello ha firmado contrato con la el grupo Deltron S.A. y Máxima Internacional S.A. para comprar 498 745 tablets de la marca lenovo, que representan el 47% del millón 56 mil 430 planificadas en en un primer momento.  

“Las tablets ya adjudicadas llegarán al país en octubre y serán distribuidas de inmediato en las zonas más alejadas y con mayor déficit de conectividad. En tanto, el proceso para adquirir el 53% de las tablets restantes continúa”, dijo el ministro Jaime Benavides en la Comisión de Educación y Fiscalización del Congreso.  

 

La brecha digital en el área rural del Perú indica que solo un  5,8 % de hogares cuenta con una computadora y solo el 2,1 %, cuenta con servicio de internet. Esta es la principal traba para que más de 220 escolares de Ayabaca, Huancabamba y Morropón accedan a la educación virtual y remota impulsada  por el gobierno. 

La estrategia empezó el 06 de abril y desde entonces autoridades como el alcalde de Sicchez-Ayabaca recolectan televisores en desuso, y directivos como los del colegio de San Miguel de El Faique – Huancabamba, piden radios, televisores y celulares con Whatsapp para donarlos a estudiantes. 

Los estudiantes de las zonas más alejadas son los más perjudicados

El caserío Cumbicus Alto está ubicado a 2 396 metros sobre el nivel del mar y tiene cerca de 500 habitantes en al menos 115 viviendas. La comunidad organizada tras varios años de lucha, inauguró en el 2015 el nuevo colegio N° 14373

Cinco años han pasado desde entonces, y para este 2020 se preveía que 268 escolares estudien sin contratiempos. De hecho los docentes asignados al colegio, desde las primeras semanas de marzo habían llegado para darles la bienvenida. Sin embargo la pandemia de la Covid-19 paralizó todo.

La directora del colegio, Gaby Renee Silva Vise, narra a Cutivalú que la principal barrera fue establecer contacto con los padres y alumnos. No hubo capacitación de por medio, tampoco una guía. El Minedu el 31 de marzo los lanzó a la piscina de la educación  a distancia, con el añadido de que la deficiente conectividad. 

Hasta agosto del 2020 solo han establecido contacto con 213 es decir. Es decir 55 escolares, 13 de inicial, 20 de primaria, y 22 de secundaria no están recibiendo las clases a través del Internet, llamadas, o medios como radio y televisión. 

“El trabajo en la zona rural es más tedioso. Los chicos no tienen las herramientas y los profesores tienen que llamar uno por uno, hasta altas horas de la noche”, dice.

 

La Dirección Regional de Educación de Piura (DREP), en la reunión del Comité Regional de Seguridad Ciudadana, dio a conocer el informe de cobertura de la estrategia. Este detalla que 58 662 escolares de Piura no están recibiendo clases, cifra que representa el 13,15% de los 445 973 matriculados en escuelas públicas. 

El reporte de la DREP indica que el 67.53% (261 558) de escolares acceden a las clases a través de televisión, 16.47% (63 786) por radio, el 16% restante (61 967), por Internet.  En Piura son 4 770 instituciones educativas, pero solo el 86.85% (387 311) han conseguido continuar con las clases remotas.

La Defensoría del Pueblo, advierte que el acceso a la educación remota no es universal, por ello exhorta a las autoridades regionales a implementar medidas que solucionen esta problemática.

La promesa incumplida de las tablets

Las tablets fueron prometidas el 18 de abril del 2020 por el ministro de Educación, Martín Benavides Abanto. Anunció que el Estado iba a invertir S/ 600 millones para comprar 719 mil de estos equipos con internet móvil para los alumnos del cuarto, quinto y sexto grado de primaria y de 1° a 5° de secundaria del ámbito rural y 123 780 para los alumnos pobres del área urbana . 

Asimismo, anunció la compra de 97 756 tablets con las mismas características para docentes. En el caso de los escolares y docentes de las zonas rurales que no tengan energía eléctrica iban a recibir cargadores solares.

Esta noticia fue recibida con mucho entusiasmo por el alumno, Diego Córdova Piñín, quien cursa el 5° de secundaria, y además es el alcalde del Municipio Escolar del colegio de Cumbicus Alto. El adolescente, como la mayoría de sus compañeros debe subir todos los días al cerro La Ladera para recibir o entregar las tareas que le dejan sus profesores a través de Whatsapp o mensaje de texto. 

“La mayoría salimos lejos a buscar señal. A veces vamos en grupo y otras solos. A mi me presta el celular un tío y cada cuatro semanas debo poner una recarga de 10 soles. Yo espero que ya lleguen las tablets para que sea propio”, nos cuenta. 

AUDIO >>> 

Diego  combina sus actividades escolares con ayudar a su madre en las actividades agrícolas y pastoreo de animales. Sin embargo, necesariamente debe escuchar las clases del Aprendo en casa a través de la radio. Algunos días no puede hacerlo porque el corte de energía eléctrica es constante o por el cruce de actividades.

Al colegio de Cumbicus vienen estudiantes de caseríos Estrero, El Sauce y México, ubicados entre 30 minutos y una hora del complejo. Pero ahora deben tener un celular con alta tecnología, y datos para poder enviar su trabajo.

“De mi casa  al cerro donde estoy hay media hora, subir todos los días es cansado. En el cerro un profesor nos explica máximo una hora. El Aprendo en casa vino de la noche a la mañana pero poco a poco vamos aprendiendo”, comenta.

AUDIO >>> 

Diego quiere ser médico por eso sigue esforzándose para cumplir su meta, y espera que a fin de año puedan reunirse con sus compañeros y docentes para despedirse de su colegio en este año escolar atípico.

Al igual que Diego, Mirla Huamán Sayago es otra de las alumnas promocionales que esperan tablet para seguir sus clases. Ella quiere estudiar contabilidad y también le gustaría ser cantante. De hecho, es lo que más extraña de las clases presenciales, pues en cada celebración deleitaba con su música. 

«Me compré un celular porque trabajé en Piura. Tenía unos ahorros que los he gastado en recargar el celular cada 10 días. Por eso necesitamos las tablets para tener una mejor comunicación», cuenta a Cutivalúm Mirla Huamán.

AUDIO >>> 

Mirla también caminaba una hora al día hasta la chacra de su papá donde captaba la señal de Claro. Pero el dinero se acabó, y tras el levantamiento de la cuarentena regresó a Piura, donde cuida a niños para solventar el pago de las recargas. 

“Las clases remotas son más o menos, no es lo mismo que tener a los profesores de forma presencial. Personalmente a veces no entiendo pero ahí trato de resolver mis clases”, cuenta la menor.

AUDIO >>> 

Los profesores ponen recargas a sus alumnos

Pero hay otro grupo de estudiantes que aunque pueda tener el radio o celular, no cuenta con el dinero para poner recargas de forma semanal. 

Ante esta situación algunos profesores han ido más allá de su función educacional. Este es el caso de Miguel Marcelo Mogollón, docente de matemáticas en Cumbicus, quien semanalmente viene poniendo recargas a algunos de sus alumnos que perdían conectividad porque no ponían recargas.

«Algunos muchachos consiguieron el celular pero no tienen para la recarga o donde hacen la recarga es en el distrito. Entonces me dicen profe póngame una recarga no sea malito, luego yo le devuelvo. A veces les pongo 3, 5, 7, y hasta 10 soles. Así le envío el material y ellos sus evidencias», señala el profesor Mogollón.

AUDIO >>> 

Los profesores de las escuelas rurales se adecuan a la rutina de los estudiantes, quienes en algunos días no escuchan las clases o no pueden atender las llamadas en determinadas horas porque están cumpliendo su trabajo en el campo. Entonces la jornada diaria de un profesor supera las 8 horas. 

“Desde las 9 de la mañana hasta las 10 de la noche estoy llamando a mis estudiantes porque no escuchan las clases, entonces les pongo el audio de la laptop y luego les explico. Eso me toma una hora a hora media por alumno”, cuenta el profesor Marcelo Mogollón.

AUDIO >>> 

La docente Rudith Ruiz, explica que ella y sus colegas deben llamar uno por uno a sus estudiantes porque la mayoría trabaja o porque colaboran en las actividades de casa. “Yo llamo uno por uno. Empezamos desde las 9:00 de la mañana, y así vamos programando uno en cada hora, a veces hasta las 9:00 de la noche”, añade.

AUDIO >>> 

Los que no recibirán tablets

El Minedu hizo pública la lista de los colegios priorizados para recibir las tablets. y de los 220 mil estudiantes en condición de pobreza y pobreza extrema, solo 71 mil estudiantes recibirán el equipo. En este paquete no está incluido ningún colegio del distrito de Veintiséis de Octubre pese a que concentra a familias pobres.

Este es el caso alumnos de la Institución José Olaya Balandra, ubicado en el asentamiento Nueva Esperanza. Allí de los 1300 escolares, cinco de inicial, 70 de primaria y 70 de secundaria no pueden continuar sus clases porque no tienen un equipo móvil para enviar sus evidencias.

Otros han perdido a sus padres por la COVID-19 y han debido ir a vivir con un familiar que también tiene limitaciones para hacer la recarga diaria. Por ello, los directivos del colegio han iniciado una campaña para recolectar celulares con acceso a Whatsapp, según nos informa el director Walter Yapapasca Timoteo.

“Estamos preocupados porque algunos estudiantes carecen de un celular. Nuestros profesores no pueden enviar las tareas y los alumnos no pueden enviar sus evidencias”, narra Yapapasca Timoteo.

AUDIO >>> 

El docente dijo que el colegio pese a tener alumnos de asentamientos de zonas pobres como Aledaños Villa Kurt Beer, Villa Perú Canadá, Parque Centenario, Micaela Bastidas, San Martín, Santa Rosa; el Minedu no les dará tablets. “En la primera lista no figuramos, nos han dicho para después, pero eso debe confirmarse”

El director regional de Educación, Elivis Bonifaz, sostuvo que las cifras de acceso a la estrategia Aprendo en Casa varían cada semana. Es así que de acuerdo a la data promedio serían entre 10 y 12 mil estudiantes con los que no establecen hasta el momento. 

Reconoció que la conectividad es la principal falencia que enfrentan, pero responsabilizó de esto al gobierno central  y al Ministerio de Educación por ser los que dirigen la política educativa.

AUDIO >>> 

Sin embargo, el funcionario anunció que como Dirección regional de Educación (DREP) están impulsando dos estrategias para cubrir el 100% de escolares. Una de ellas es la de contratar los servicios de radios de alcance regional para que a través de sus ondas llegue el Aprendo en casa, y la consiste en aliarse al programa Tambos, para cumplir el mismo objetivo.

Respecto a los estudiantes en situación precaria de la zona urbana, Elvis Bonifaz señaló que el Ministerio ha pedido priorizar a los de zona rural por ser los más relegados. 

AUDIO >>> 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here