Madres damnificadas por Niño Costero también marcharán por viviendas que les prometieron

115

Las madres de familia del bajo Piura perjudicadas por el niño costero del 2017 se sienten olvidadas por el plan de reconstrucción que en varias ocasiones les prometieron.

PUEDES VER >>> Anuncian paro en Cura Mori y Catacaos contra instalación de geobolsas en defensas ribereñas

Las esperanzas se les acabaron cuando fueron descartadas en los padrones realizados por los trabajadores de los diferentes programas que el Estado emprendió para beneficio de ellas.

“Continuamos olvidadas y desprotegidas por nuestras autoridades. Cuando se salió el río perdimos nuestras casas, cosas y nuestros animales que eran nuestro sustento para sobrevivir. Nos ilusionaron cuando nos dijeron que íbamos a recibir ayuda”, detalló Helen Risco Flores, madre de la ampliación Juan de Mori.

Para ellas, las oportunidades de tener una vivienda digna para sus hijos se las ha negado el gobierno porque sus funcionarios no han realizado un buen empadronamiento que incluya a quienes fueron resultados afectados por el desborde del río.

“Presentamos la documentación para recibir el bono 500 pero nos rechazaron porque para los encargados de los padrones no somos afectados cuando lo perdimos todo. A pesar de todo esto, seguimos luchando para que se acuerden de nosotros”, contó Jenifer Carlín Pacherrez.

Las madres esperan que el gobierno les dé un módulo de vivienda o acceder al bono 500 que solo un grupo reducido de damnificados ha recibido hasta el momento.

Las mujeres del bajo Piura llegaron a la conferencia de prensa que realizaron los dirigentes del bajo Piura cerca al puente Independencia el martes 27 de agosto y reafirmaron que se unirán al paro del 16 de setiembre para rechazar las geobolsas en el dique izquierdo.

“Saldremos a las calles porque seguimos vulnerables a otro desborde del río. Han pasado dos años y no han hecho nada y ahora desesperados porque no hay tiempo quieren poner geobolsas que no nos protegerán”, señaló Clara Chunga.

Por eso quieren que la intervención del dique sea con el enrocado que según los expertos sería la mejor alternativa y garantiza seguridad para los pobladores asentados en el bajo Piura.

“Los de la reconstrucción saben que las geobolsas con el tiempo se van a deteriorar, ante esto se les ha pedido el enrocado que es una obra que nos va a proteger, sin embargo, nos ignoran. Al fin y al cabo, quienes estamos vulnerables somos nosotras no ellos”, dijo Helen Risco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here