Madres del campamento San Pablo piden construcción de viviendas prometidas tras desborde del río en 2017

“Seguimos en viviendas que son un peligro y ahora tenemos que soportar el frío que afecta a nuestros hijos”, contó una de las madres damnificada.

132

Las madres de familia damnificadas que se encuentran en el km 984 del albergue San Pablo reclaman que hasta el momento no pueden acceder a un módulo de vivienda pese a que las autoridades del Ejecutivo se lo prometieron.

La preocupación de las madres de familia se incrementa debido a que sus hijos viven en precarias condiciones y expuestos al frío de la temporada.

“Vivimos en lo peor, al menos en este frío no tenemos una vivienda que proteja a nuestros hijos quienes soportan las bajas temperaturas. Nos prometieron unos módulos y hasta ahora nada. Más bien los están construyendo en el lugar donde nos inundamos y donde nos dijeron que no volvamos”, dijo Verónica Sandoval Sullón, una de las madres afectadas.

La misma situación reclama doña Laura Bayona, quien manifiesta sentirse abandonada por las autoridades y sobre todo engañada con las promesas que en un momento les hicieron.

“No tenemos carreteras y no hay personal médico en la posta. Nos siguen engañando con las viviendas. Algunos de nuestros vecinos se han regresado a la zona donde sucedió el desborde porque allí están construyendo los módulos”, comentó la pobladora Laura Bayona.

Las madres piden contar al menos con los servicios básicos como agua y luz, y el respectivo saneamiento de sus terrenos. Además, la presencia de personal de salud para el establecimiento de la zona.

Por su parte la señora Verónica Sandoval considera que la causa por la que no se benefician de los proyectos de vivienda y saneamiento sería que no están registradas en los padrones de damnificados.

“No aparecemos en el padrón que tienen las autoridades, siempre llegan para la foto pero al final queda en lo mismo. No hay desarrollo, no podemos salir adelante porque muchas veces nos roban las oportunidades”, reiteró la dirigente.

PUEDES VER >>> Damnificados piden a Vizcarra instalar mesa de diálogo sobre la reconstrucción

No se quedan con las manos cruzadas

Para obtener una mejor calidad de vida, un grupo de artesanas del albergue San Pablo se asociaron para confeccionar productos como sombreros, llaveros, monederos, a base de paja toquilla.

A través de esta asociación, promovida por la Universidad Nacional de Piura, buscan empoderar a la mujer en lo económico y social. Sus productos tienen una particularidad, que es la identidad cultural de Piura puesto en los ojos del mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here