Estudiantes del nivel secundario se sienten abandonados por el Estado.

Se trata del colegio secundario que pertenece a la comunidad de La Encantada, en el distrito de Chulucanas, provincia de Morropón. La institución educativa está operativa desde hace tres años.

A través de CUTIVALÚ, el director de la institución educativa, Carlos Valdiviezo Viera, expresó su preocupación por la situación en la que estudian los alumnos, ya que las tres aulas estaban construidas con triplay, que tienen hongos, debido a las fuertes lluvias que se han registrado en el distrito.

Estudiantes deben llevar sus propias sillas y mesas porque el Estado no ha proporcionado de material mobiliario.

“No hay la infraestructura adecuada, las dos aulas han sido construidas por los padres de familia. Y tampoco tenemos carpetas, no hay mobiliario. Los alumnos tienen que traer sillas y mesas de sus propias casas”, señaló el director.

Agregó que algunos estudiantes provienen de los caseríos Alto Talarita y Santa Rosa, y tienen que desplazarse diariamente a pie, ya que no hay pistas.

Escolares reciben clases en aulas de triplay y calamina. Además no cuentan con cerco perimétrico.

Carlos Valdiviezo también indicó que los alumnos están desprotegidos, pues el colegio carece de un cerco perimétrico. “Los padres de familia se turnan para la vigilancia, con apoyo de las rondas campesinas. Han tenido que poner estacas y quieren colocar alambrado”, dijo.

A través de CUTIVALÚ, el director pidió atención a los funcionarios del Programa Nacional de Infraestructura Educativa (Pronied), del Ministerio de Educación.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here