(Foto: Andina)

El Ministerio de Cultura declaró como Patrimonio Cultural de la Nación, en el rubro de Obra de Gran Maestro, al legado musical del desaparecido autor y compositor Augusto Armando Polo Campos (1932-2018). Así lo dispone la resolución viceministerial Nº 199-2018-VMPCIC-MC publicada en las Normas Legales del Diario oficial El Peruano.

El reconocimiento a Polo Campos es en mérito a su “contribución a perfilar la identidad musical peruana a lo largo del siglo XX, abordando el romanticismo, la identidad nacional y la evocación de la ciudad de Lima como ejes temáticos principales, entrelazándose con pasajes significativos de la historia contemporánea del pueblo peruano, y enriqueciendo los géneros propios de la música tradicional costeña y criolla”.

Se ha identificado un aproximado de 178 temas atribuidos a Augusto Polo Campos.

El vals es el género musical más presente. También encontramos marinera, tondero, el bolero, la balada, el festejo, el landó, la polka e incluso marchas y décimas recitadas con acompañamiento de guitarra y cajón.

Polo Campos nació en el distrito de Puquio, provincia de Lucanas (Ayacucho) en 1932. A temprana edad se trasladó, junto con sus padres, al distrito limeño del Rímac. Se estima que con apenas doce años compone su primera obra de música criolla: el vals “Bajopontina”.

Durante la década de 1950 empezó a ganar notoriedad como autor y compositor, definiendo una primera etapa creativa marcada por el vínculo con Los Troveros Criollos, que estrenaron y popularizaron sus primeros grandes éxitos como “La Jarana de Colón”, “Romance en La Parada”, “Paquete de Té”, “Cuando vas a los toros”, “Vuelve pronto”, “Ay Raquel”, “Tu perdición”, “Dicen que tú dices” y “El Cholo Simón”.

La década de 1960 estuvo marcada por su asociación con el Trío Los Morochucos, quienes graban para el sello Odeón del Perú su emblemático vals “Cuando llora mi guitarra” en 1962.

Carmencita Lara: cantante de “Olvídala, amigo” falleció a los 91 años

Otros temas popularizados por estos fueron “Cariño malo” y “Si Lima pudiera hablar”. El mismo año, su vals “Limeña” interpretado por Edith Barr, gana el II Festival Cristal de la Canción Criolla.

La década de 1970 perfila una tercera etapa creativa definida por la narrativa nacionalista como eje principal.

Son temas representativos de esta etapa el tondero “Esta es mi tierra” y los emblemáticos valses “Y se llama Perú” y “Contigo Perú”.

Óscar Avilés y Arturo ‘Zambo’ Cavero también inmortalizaron valses como “Cada domingo a las 12 después de la misa” y “Cariño bonito”. A estos se sumaron las voces de Cecilia Bracamonte y Lucha Reyes: la primera con el vals “Hombres con H”; y la segunda con los valses “Regresa” y “Limeña”.

Augusto Polo Campos fue reconocido por la Organización de Estados Americanos, en 1987, como Patrimonio Artístico de América junto a Óscar Avilés, Arturo ‘Zambo’ Cavero, Jesús Vásquez y Luis Abanto Morales. Así mismo, recibió la Orden del Sol del Perú en grado de Gran Oficial en 2011.

En 2017, el Ministerio de Cultura lo reconoció como Personalidad Meritoria de la Cultura.

(Fuente: Andina)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here