Paco Muguiro: «¡Qué tal año 2020!» [Opinión]

Por: Paco Muguiro Ibarra SJ

Estamos terminando el año 2020, y desde luego no hay que ser muy listo para decir que va a ser recordado por todos, y del que se dirá que hay un antes y un después: Antes del 2020 y después del 2020, o antes del Covid-19 o después del Covid-19. ¡Qué año para malo!, ¿Quién lo iba a decir? 1’650.000 fallecidos en menos de un año en todo el mundo, de los cuales 350.000 murieron en el país más poderoso del mundo y más de 74 millones, diríamos de heridos o contagiados. Con razón se dice que fue el año en que se nos cayeron todas las certezas, creíamos estar seguros en casi todos los campos y de pronto… ya no tenemos certezas. Y no es bueno vivir con incertidumbres. Nos creíamos autosuficientes y  este pequeño virus,  de la noche a la mañana, nos ha hecho totalmente insuficientes, nos creíamos autónomos y nos hemos encontrado de pronto dependientes totales.

No comprendo cómo no nos habíamos dado cuenta que nuestra casa  la manejábamos bastante bien, incluso nuestro barrio, pero que desde hacía unos años nuestra casa se había hecho tan grande como el mundo, se había globalizado y nos seguíamos manejando como si estuviéramos en el barrio de siempre. Y habíamos creado nuestras organizaciones e instituciones adecuadas a nuestro barrio. Y de pronto viene un virus y nos dice en unos pocos meses: “Señores su casa, su barrio, se ha agrandado, es el mundo, el manejo de su casa, de su barrio no le sirve, las instituciones que usted creó no le sirven. ¿Y cómo no se ha dado cuenta antes? No ha entendido la complejidad de nuestras nuevas interacciones en un barrio global, en el que estamos todos juntos, en el que no hay fronteras”. De pronto nos damos cuenta que somos ignorantes, que somos frágiles, y que en esta nueva casa, en este nuevo barrio global no tenemos instituciones o instrumentos  que nos protejan de las nuevas  amenazas que nos crea el vivir todos juntos.

Pero además, cuando el virus nos dijo: “No tengo fronteras y no necesito pasaporte para pasearme por el mundo entero”, en vez de abrir nuestras fronteras y unirnos y buscar alternativas conjuntas contra un enemigo común, nos cerramos y cada uno intentó salir pos su cuenta. Al comienzo cada país peleó por conseguir sus  mascarillas y ahora lo estamos haciendo para conseguir nuestras vacunas. No aprendemos que somos una sola humanidad y vivimos en una misma casa.

¿Qué tendríamos que aprender de toda esta pandemia? Los actos de solidaridad que han tenido personas e instituciones, médicos y personal sanitario que atendieron sin equipos adecuados y que dejaron de ver a sus familiares por miedo a contagiarlos,  personal de servicio de los Super y miembros de los cuerpos de seguridad,  ¿aprenderemos que el gasto social debe ser más importante en los presupuestos de los estados que el de armamentos?, ¿aprenderemos que tenemos que construir sistemas  de gobernanza globales,  para afrontar más solidariamente casos parecidos a esta pandemia? ¿Aprenderemos a construir un futuro sin nacionalismos y populismos fáciles? Solos, cada uno defendiendo su casa, no tiene solución. Juntos, será difícil pero es el único camino.

Hospital de Alta Complejidad de Piura costará más de S/ 926 millones

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here