Padre Juan Hernández: «Vengan a mi y les aliviaré»

111

Por: Juan Hernández S.J. 

En esta época de pandemia, de incertidumbres llena, todos volteamos la mirada para ver de dónde nos viene algo de socorro: un guía que me oriente, unas medicinas que me ayuden u oxígeno cuando lo necesite, un consuelo cuando alguna persona cercana se nos va…

Sí. Nos encontramos necesitados unos de otros, tal vez esto nos ayude a sentirnos más humanos, más sencillos, mejor cuidadores unos de los otros en el camino que transitamos por la vida.

Publicidad

El evangelio de San Mateo nos propone un camino. Los discípulos habían regresado de su misión y le cuentan al Señor Jesús lo que había hecho y vivido. Jesús se alegra con ellos y da gracias al Padre: “te doy gracias Padre porque has escondido estas cosas a los sabios del mundo y lo has descubierto a los sencillos…”vengan a mí que yo les aliviaré”.

LEER MÁS >> Director de Salud expondrá acciones por covid en diálogo organizado por Mesa de Lucha contra la Pobreza

Qué ha descubierto Jesús a los pequeños? De qué nos quiere aliviará?

En aquél tiempo, cuando Jesús vivía, los escribas y fariseos acumulaban los conocimientos de la ley. Pero por ello despreciaban a los sencillos. Seguros y creídos, poseedores de la verdad, despreciaban a los demás. Se habían creado su propio dios: yo valgo, los demás no valen. Yo tengo los otros no tienen; ”no tenían nada que aprender y todo que enseñar”. Jesús nos dice que todos somos aprendices y colaboradores unos de otros en el mundo polícromo y lleno de diferencias que nos engrandecen. Y así, fraternizamos la humanidad y el Planeta.

¿De qué desea aliviarnos Jesús?

Jesús no propone una religión nueva sino una nueva manera de relacionarnos unos con otros, y de cercanía con el Padre Dios como El la vivió. En primer lugar desea aliviarnos de las cargas que nos ponemos: viviendo un camino de sencillez, en el trato; un camino de verdad , en un camino de  compasión ante el que sufre. Un camino de esfuerzo sí, pero del esfuerzo que nos potencia, como las alas de una ave para volar o el motor de un avión para que nos comuniquemos.

Sí, necesitamos un tipo de conducta nueva para ir venciendo la “pesadilla del virus”. Hacen falta recursos para conseguir la vacuna cuanto antes,. Decía el investigador Pito” una vacuna accesible para toda la gente”.  para toda la Humanidad. Caminando en sencillez, verdad, en fraternidad humana, sentiremos el alivio nuestro que es por donde nos alivia el Dios de Jesús.

Padre Paco Muguiro: ¿individuos o sociedad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here