(Foto: Gerardo Chamba / Cutivalú)

Cerca de 100 familias de la calle Tomás Eliseo Velásquez, en el distrito de Ayabaca, provincia del mismo nombres, señalan que desde el lunes 31 de diciembre del 2018, cuando se retomó la distribución de agua potable a los domicilios, el líquido está llegando con un color verdoso y con olor a desagüe.

Los vecinos sospechan que la empresa que ejecuta el cambio de redes agua y desagüe en el distrito realizó una mala conexión en la avenida Veintiocho de Julio, por lo que estarían afectando a los vecinos.

Los indignados vecinos exigen una respuesta del consorcio ejecutor de la obra pues temen que su salud se vea afectada, en tanto se dirigieron a la sede de la EPS Grau para exigir la solución inmediata al problema, pues en la municipalidad ninguna área los atendió porque los trabajadores no acudieron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here